“Capitanich me dijo que era la última vez que se comunicaba conmigo hasta el 10 de diciembre del 2015”, reveló Bacileff Ivanoff

Foto: Diario Chaco

Los cruces entre el primer mandatario provincial y el vicegobernador llegaron a un nivel de tensión crucial y la falla protocolar que originó el conflicto pasó a un segundo plano. Esta mañana Capitanich aseguró estar dolido por el “inmerecido” ataque y dio por cerrado el episodio, pero el castellense redobló la apuesta: “Me ha mandado treinta o cuarenta mensajes este sábado y domingo, todos agraviantes”, afirmó y remató: “Se jacta de su cristianismo pero está aflorando su perversidad”.
El pasado viernes, a poco de quejarse porque no había sido formalmente invitado a su propio juramento como vicegobernador reelecto, Juan Carlos Bacileff Ivanoff expuso diferencias profundas con el estilo de conducción de Jorge Capitanich tanto en el gobierno como en el Justicialismo. Disgustado, señaló que el mandatario “comete muchos errores, tiene sus defectos”, y que “su egocentrismo” lo hace vulnerable ante “los pícaros que lo envuelven haciéndole levantar su autoestima”.

De ahí a afirmar que Capitanich era presa fácil del “apriete” de los grupos piqueteros hubo un solo paso. Más aún, afirmó que él mismo lo había ayudado a “hacer la limpieza cuando él no se animaba a limpiar”, que había cierto funcionario que quería erigirse en “gobernador de facto” y que el gobernador, “un chico joven, sin calle, sin experiencia”, simplemente dejaba hacer.

Después del fin de semana las aguas no se aquietaron. Este martes, mientras el gobernador reconocía que estaba “consternado” por las expresiones de Ivanoff, aquél volvía al ruedo con el argumento de que Néstor Rolhaiser, un funcionario “de la línea de Capitanich” que iba a jurar esta mañana como subsecretario de la cartera sanitaria, recibió anoche una llamada telefónica del propio ministro Baquero (según Ivanoff por orden del gobernador) en la que le informaba con laconismo que Capitanich “ha decidido políticamente que no le tomará juramento”. Su hipótesis es que Capitanich lo hizo como “represalia porque no le dan las agallas” para decírselo personalmente.

En esas circunstancias se sentía autorizado a ampliar las expresiones del viernes: que el gobernador “no tiene militancia como la tenemos nosotros”, “Él directamente accedió a militar en el Justicialismo con cargos importantes desde Buenos Aires”; que el gabinete estaba repleto de funcionarios que habían jurado previa lealtad al rozismo y que sin hesitar ahora lo hacían ante el Frente Chaco Merece Más; y que muchos aliados devenidos en adversarios seguían usufructuando “700 u 800 becas que yo no sé quién se las da”.

Con diferencia de minutos el gobernador también sentaba su posición pública y ponía las cosas en blanco y negro: “El rol del vicegobernador en la Constitución de la Provincia del Chaco está absolutamente acotado: consejero del Poder Ejecutivo. Por lo tanto el Poder Ejecutivo, que se ejerce en la atribución del Gobernador de la Provincia en el Art. 141, puede aceptar o desechar sus recomendaciones”.

También precisó que el artículo 137 de la Carta Magna le daba al Vice la facultad de hacerse cargo de la gobernación en su ausencia, pero dado que “estoy siempre trabajando, todos los días, todo el día”, los relevos eran un tema secundario y la `acefalía´ podía ser, cuanto mucho, “transitoria”.

Bacileff Ivanoff no piensa lo mismo: “Evidentemente él está teniendo problemas a nivel nacional con sus pretensiones… en el kirchnerismo y en la lucha por la sucesión… eso lo tiene realmente histérico, pero de todas maneras se tiene que manejar con cordura”.

“Estoy viendo ciertas cosas que le están sucediendo con respecto a su persona, como por ejemplo en el último reparto de los canales para los municipios ni siquiera fue invitado, cuando él integra la Comisión de los Medios. Me llamó la atención que los canales nacionales ni siquiera lo han enfocado. Esto evidentemente le está provocando un malestar porque si alguien puso la cara por el Gobierno Nacional en situaciones críticas, fue Captanich”.

Pese a las peleas que hace días pasaron el umbral de los cabildeos, Ivanoff se ataja: “Nadie pretende crear una interna ni disputarle la gobernación”.

Con todo, Capitanich dejó esta mañana dos definiciones, una para Bacileff Ivanoff y otra para los chaqueños: “Si el vicegobernador quiere un canal propio, lo tendrá; si quiere una radio propia, la tendrá; si quiere una página propia de internet, la tendrá. Si quiere, todos los días, de la mañana a la tarde, estar criticando al Poder Ejecutivo, podrá hacerlo. Lo puede hacer con toda la libertad de expresión que reina e impera en esta provincia. Lo que yo voy a hacer es cumplir mi mandato constitucional, porque el pueblo del Chaco me votó a mí”.

Fuente: diariochaco.com

Anuncios
de Daniel Rohaly Publicado en Locales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s